“El poder del NO”, por Ángela Becerra

Desde bienpequeños empezamos a ejercer el poder del Sí y el del No. Ante propuestas, dudas e ilusiones que constantemente surgen lo buscamos, debemos decidir qué dirección optamos, si la aceptación o el rechazo. Muchas veces son intrascendencias, pero en ocasiones se trata de decisiones que van a configurar nuestro existir, porque la vida se construye o destruye a golpes de síes y de
noes. Nuestra historia personal es esa cadena que cada uno va engarzando con sus decisiones. Unos lo definen como “el destino”;
otros, comoel resultado de sus aciertos y sus errores.

Pero no todo es del color que parece. Y mientras el Sí tiene un peligroso prestigio, el No tiene un erróneo rechazo.

A primera vista, un Sí es acuerdo, confianza… compromiso, mientras que un No se entiende como desacuerdo, desinterés … ruptura.

Es por eso que, ante cualquier demanda bien planteada, lo agradable, fácil ycómodoes decirque sí, porque aceptar no plantea disgustos,discusionesnienfrentamientos… hasta que un día tal vez surgen. Y entonces elgenerosose transforma en negado, falto de criterio e irresponsable (¿estás pensando en alguien?). Todo,porquenosupo dar un no en aquel momento duro y conflictivo.

Después de un mal vicio, lo quemásperjudica es dar el sí por el no, o a la inversa, porque exactamente eso es la equivocación.

Cada No sensato dado a tiempo es un Sí para la paz y el acierto de nuestra vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s